• Cambio social desde la población. Gobierno, leyes y empresas solo se están adaptando.
  • Trabaja ya para un mundo con futuro sostenible, pero también sin profundas desigualdades.
  • Urge en México una adopción a nuevos conceptos integrales de vigilancia ambiental, social y de gobierno corporativo, sobre todo en cadenas de valor y de proveeduría.

16 de noviembre de 2021. Juan Carlos Machorro, Socio y Jefe de la unidad de Práctica transaccional y financiera de la firma legal Santamarina y Steta señaló que las heridas de la pandemia están cristalizando un nuevo tipo de sociedad productiva que está sustituyendo a la del capitalismo salvaje. Informó que tanto legisladores, como empresas, consumidores finales, empleados, comunidades, proveedores, inversionistas, clientes, accionistas, reguladores, medios de comunicación, redes sociales y gobierno en diferentes partes del mundo tienen una conciencia de responsabilidad que enfrenta con más firmeza a los abusos industriales.

Todos estos grupos, que desde diferentes ángulos hacen efectivo el funcionamiento de una empresa, ya giran sobre una vigilancia ambiental, social y de gobierno corporativo más adecuado a una nueva sociedad productiva, que es más exigente y consciente del futuro.

“Tras el cierre de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, podemos ver claramente que la pandemia no ha hecho sino evidenciar de manera dramática heridas y desigualdades que deberían considerarse ya como insostenibles y absolutamente inaceptables”, dijo.

El especialista subrayó que se trata de un cambio social real que proviene de una población que conoce cada vez más sus derechos, no de una moda. Aclaró que es algo que se viene gestando desde hace algunos años y que se tradujo primero en el concepto de empresa socialmente responsable (ESR) pero luego se profundizó bajo el concepto de cumplimiento ambiental, social y de gobierno (ASG).

“Se sigue hablando de proyectos con sustentabilidad, pero la pandemia aceleró la conciencia del impacto de las empresas y obras de gobierno con una visión mucho más amplia. Ahora, el concepto ASG Involucra materia laboral, de derechos humanos, impacto social de proyectos, su impacto comunitario y la participación de diversos grupos sociales que hacen posible el funcionamiento de la empresa y que constituyen a la sociedad productiva. Solo así se hace efectivo el cumplimiento, manejo ético de la empresa, la privacidad de datos, la propiedad industrial y por supuesto, el gobierno corporativo. En fin, un sinnúmero de áreas que debe atender la sociedad productiva en su conjunto”, explicó.

Juan Carlos Machorro añadió que el concepto ASG es el futuro de la economía global y de las empresas. Que ya es un hecho en las políticas de empresas globales y ahora se asocia con empresas locales a través de requisitos de cumplimiento para las cadenas de valor y de proveeduría. “Ya lo dijo la academia británica en términos muy claros: el propósito de las empresas es solucionar, con rentabilidad, necesidades de las personas y del planeta y ya no tener rentabilidad causando problemas a cualquier costo. En nuestro país urge una adopción rápida de este concepto. Estamos lejos de Europa, Estados Unidos y Canadá, pero tenemos todo para hacerlo”, concluyó.


Oficina Ciudad de México

Tel. +52 55 5279.5400

Oficina Monterrey

Tel. +52 81 8133.6000

Oficina Querétaro

Tel. +52 442 290.0290