Denisse Ávila es abogada y mamá. Con más de 6 años de experiencia profesional, es experta en derecho laboral y migratorio en Santamarina + Steta, apoya en procesos de bajas individuales y masivas, así como operarias y directivas, y asesora a clientes en procesos de demandas individuales de trabajo en diversas Juntas de Conciliación alrededor de la República Mexicana.

Además, en el último año, Denisse vivió de primera mano la experiencia de la lactancia materna y trabajar tiempo completo. En el Día de las Madres, nos comparte su testimonio pues busca concientizar y fomentar que las empresas generen cambios para apoyar la lactancia materna.


Hoy cumplo un año de dar lactancia materna, la cual debido a mi trabajo de tiempo completo fue 90% diferida. El término “diferida” se refiere a que la alimentación se lleva a cabo con leche materna extraída que se le da al bebé por medio de un vaso, cuchara, biberón o cualquier otro mecanismo elegido por la madre.

Sé que este no es el caso de la mayoría de las mamás trabajadoras, pues actualmente muchas se enfrentan a diversas barreras que disminuyen la posibilidad de llevar a cabo una lactancia exitosa. Yo creo fielmente que la maternidad y el trabajo son compatibles siempre y cuando dentro de la empresa donde trabajes se generen las condiciones para proteger la maternidad.

Para una lactancia diferida exitosa no se requiere únicamente que la mamá lo desee, pues existen otros factores que influyen de manera directa o indirecta en este proceso y decisión, y creo que es necesario que los conozcan pues en México nos falta muchísima información al respecto. En particular, como podrán haber anticipado, me enfocaré en mi experiencia y las recomendaciones que haría a las empresas y lugares de trabajo.

Muchas empresas se preguntarán qué beneficio tiene apoyar a las madres en este proceso. Por mencionar algunos:

  • Estudios han demostrado que los bebés alimentados mediante leche materna se enferman menos, lo que conlleva menos ausentismo por parte de las madres.
  • La lactancia hace que las mujeres produzcan oxitocina y otras hormonas que previenen la depresión postparto, lo cual hace que las madres desempeñen mejor sus labores.
  • Cuando las mujeres se sienten apoyadas en su entorno laboral, es más probable que decidan regresar después de su periodo de incapacidad.

Los anteriores son solo algunos de los beneficios, pero no podemos dejar de lado que la misma Ley Federal del Trabajo, en el artículo 170, contempla el apoyo por un periodo determinado para las mujeres en periodo de lactancia:

IV. En el período de lactancia hasta por el término máximo de seis meses, tendrán dos reposos extraordinarios por día, de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos, en lugar adecuado e higiénico que designe la empresa, o bien, cuando esto no sea posible, previo acuerdo con el patrón se reducirá en una hora su jornada de trabajo durante el período señalado.

Hablando desde mi experiencia, puedo decir que esta vez me tocó una lactancia distinta que con mi primera hija, me tocó viajar y visitar clientes durante este proceso y me di cuenta cuánta falta nos hace como país conocer más acerca del tema y ser un soporte para todas aquellas mamás trabajadoras.

En mis viajes, me tocó tener que solicitar y defenderme con la gente del aeropuerto para trasladar la leche que me extraía durante el viaje sin tener que documentarla. Es claro que no quisiera que se fuera abajo con las maletas, en temperaturas que desconozco si se ajustan a la temperatura necesaria para conservar la leche materna durante el trayecto. Es impresionante como la política de muchos aeropuertos permite únicamente trasladar leche materna cuando traes contigo al infante pero no sin él. ¿Qué pasa cuando la mamá trabaja y no puede llevar a sus hijos al viaje, pero tiene la necesidad de extraer el alimento? Es ilógico y absurdo que te pidan documentar o, en su caso, tirar esa leche materna, porque para empezar no es nada sencillo extraerla, requiere de tiempo y sacrificio de cada mamá.

Hoy escribo desde mi vivencia personal y reitero que sé que los retos que enfrentan las mamás trabajadoras mexicanas son muy distintas; inclusive desde el hecho de tener la fortuna de haber podido adquirir un extractor eléctrico que cuenta con las características que necesito, que no es el caso de muchas mujeres. En otros países, el gobierno proporciona apoyos para que las mamás trabajadoras puedan adquirir un extractor, una política increíble que realmente apoya a las mamás trabajadoras.

Finalmente, mi intención de expresar este testimonio sobre mi proceso de lactancia es concientizar y abrir los ojos a todas aquellas personas que tienen la capacidad y el poder de generar algún cambio en su empresa para que la lactancia materna sea apoyada. Sin duda sé que elegí el despacho correcto pues en todo momento Santamarina + Steta ha buscado la forma de apoyarme a lo largo de este maravilloso proceso.


Denisse Ávila

Asociada Monterrey

davila@s-s.mx