Agua y Minería

Agua y Minería

Febrero 2023 | Versión para imprimir

Nuestro país es uno de los principales receptores de inversión en proyectos mineros, por ejemplo, durante el año 2021 el sector minero realizó inversiones por 4 mil 809.6 millones de pesos, un aumento del 36.1% en comparación a lo invertido en el año 2020[1]

No obstante, la actividad minera ha enfrentado diversas críticas derivado de sus impactos en el ambiente, por lo que es común que la explotación de algunos yacimientos puede verse obstaculizada por oposición social. Uno de los puntos más sensibles para los proyectos mineros es la explotación del agua, pues la actividad minera requiere de un gran volumen de agua para sus procesos, en donde se mezcla con sustancias peligrosas, por ejemplo, la lixiviación de minerales como el oro y la plata utilizando cianuro.

Por lo anterior, desde la planeación de un proyecto y durante su ejecución, es necesario que sus titulares consideren e implementen estrategias para el ahorro del agua, evitar su contaminación y no afectar los cauces de ríos.

En ese sentido, además de las recomendaciones que puede tener cualquier proyecto por el uso del agua y descarga de aguas residuales, nuestra práctica profesional nos ha permitido identificar algunos puntos que es recomendable verificar, a efecto de garantizar el cumplimiento de sus obligaciones por el uso del agua, dentro de los cuales se encuentran los siguientes: 

1.- Asegurar el volumen de agua necesario para el proyecto minero y considerar las futuras ampliaciones. Cada vez es más común que el inicio o la ampliación de los proyectos mineros se vea afectado por la falta de agua. En ese sentido, sus titulares deben obtener títulos de concesión de aguas nacionales emitidos por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), además de asegurar su cumplimiento para evitar perderlos.

Es recomendable explorar otras fuentes de suministro de agua, por ejemplo, la desalinización de agua de mar y su conducción mediante acueductos, o bien, el uso del agua residual de otras industrias cercanas al proyecto minero. Cabe señalar que, en muchos casos, este tipo de alternativas también requieren de permisos por parte de CONAGUA, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y otras autoridades.

2.- Promover obras de infraestructura hidráulica para la población que no cuenta con este recurso. Muchas veces la sociedad vecina a un proyecto minero se opone a su ejecución por la falta de un suministro de agua, a pesar de que existe disponibilidad de agua para todos. En ese sentido, es recomendable que el titular del proyecto apoye o colabore con otras autoridades para la construcción de red de agua potable.

Cabe señalar que este tipo de iniciativas puede ser considerada como una medida para mitigar los impactos de un proyecto, y con ello agilizar la obtención de algunas autorizaciones ambientales claves para la explotación minera. Además, ayudará a que los vecinos al proyecto tengan una opinión favorable sobre el mismo.

3.- La emisión de títulos de concesión para explotar agua podría requerir de una consulta indígena. En especial en aquellas zonas donde se tenga la presencia de comunidades indígenas con acceso precario al agua. Omitir la consulta puede ocasionar que las comunidades inicien una defensa legal que comprometería el suministro de agua para el proyecto minero.  

4.- La explotación de las aguas de laboreo[2] no requiere de un título de concesión de CONAGUA.El propio título de concesión minera expedido por la Secretaría de Economía permite explotar las aguas de laboreo para la actividad minera. No obstante, se debe cumplir con determinadas obligaciones como si se tratara de un título de concesión de CONAGUA, incluido el pago de derechos.

Si no se requiere usar las aguas de laboreo para el proyecto minero, es recomendable volver a inyectarlas al subsuelo para evitar que CONAGUA exija el pago de derechos.

5.- Construir pozos de monitoreo y detectar a tiempo cualquier contaminante. Estos pozos de monitoreo de la calidad del agua que deberán encontrarse alrededor del proyecto ayudarán a verificar si alguna sustancia está contaminando el agua subterránea. Cabe señalar que la construcción de estos pozos requiere de permisos de CONAGUA, en especial si están en zonas de veda.

6.- Obtener certificaciones por el uso responsable de algunas sustancias peligrosas. Para reforzar la gestión integral de este manejo y evitar un daño al ambiente. Por ejemplo, la certificación del código de cianuro.

7.- Algunos escurrimientos de agua son considerados como bienes nacionales a cargo de CONAGUA. Los proyectos mineros requieren de grandes espacios contiguos al tajo para la construcción de presas de jales o lagunas de lixiviados, por lo que, es común que estas instalaciones se construyan sobre escurrimientos de agua que, independientemente de su tamaño, podrían ser cauces de ríos, por lo que para poder construir sobre ellos se requiere de un título de concesión de CONAGUA.

En ese sentido, antes de construir las instalaciones se recomienda verificar con CONAGUA si esos escurrimientos son considerados como bienes nacionales a su cargo, y en caso de que así sea, tramitar el título de concesión correspondiente.

Construir sin la concesión correspondiente pudiera dar lugar a responsabilidades ambientales, administrativas e incluso penales. Además, las construcciones edificadas en un bien nacional, se considerarán propiedad de CONAGUA quien puede conservarlas, o bien, ordenar su demolición.

El sector minero es de gran importancia para el país. Incluso algunas localidades dependen en su totalidad de esta actividad. No obstante, los titulares de proyectos mineros deben considerar la magnitud de sus impactos en el ambiente e implementar las medidas idóneas para prevenirlos, mitigarlos o compensarlos.


[1] Fuente: https://www.gob.mx/se/acciones-y-programas/mineria#:~:text=El%20sector%20minero%2Dmetal%C3%BArgico%2C%20en,(INEGI)%2C%20en%202021.

[2] Las aguas de laboreo son aquellas aguas subterráneas que se encuentran en un proyecto minero.

Vicente Grau

Socio

vgrau@s-s.mx

Heriberto Garza

Socio

hgarza@s-s.mx

Claudia Rodríguez

Socia

crodriguez@s-s.mx

David González Vega

Asociado

david.gonzalez@s-s.mx

Recomendaciones para la descarga legal de aguas residuales a ríos, lagos y subsuelo

Recomendaciones para la descarga legal de aguas residuales a ríos, lagos y subsuelo

Enero 2023 | Versión para imprimir

Gran parte de las actividades económicas requieren descargar aguas residuales. Si bien en algunos casos es posible verter a los sistemas de alcantarillado, en otros, el agua residual se debe descargar en ríos, lagos o directamente en el subsuelo, ya sea porque no existe infraestructura de alcantarillado o porque las autoridades que operan el alcantarillado no lo permiten. 

Desafortunadamente, una mala gestión en las descargas de agua residual ha ocasionado que algunos ríos y lagos presenten altos niveles de contaminación. Como ejemplo, en 2021, la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) monitoreó 788 ríos y lagos en todo el país, y alrededor de 300 reportaron alguna clase de contaminación. 

La contaminación del agua es un factor preocupante para todos, pues genera diversos conflictos ambientales y sociales. Por ello, la CONAGUA ha ordenado el cierre definitivo de algunos proyectos y ha impuesto sanciones y la obligación de remediar a quienes generan las descargas. 

Considerando lo anterior, recomendamos a quienes descarguen aguas residuales a ríos, lagos y subsuelo considerar los siguientes puntos para asegurar que su descarga sea legal: 

  1. Tener un permiso de descarga emitido por la CONAGUA. Quien pretenda descargar aguas residuales a ríos, lagos y subsuelo debe obtener previamente este permiso. En ese sentido, el riego de áreas verdes con agua residual es considerado como una descarga al subsuelo. Realizar descargas sin contar con este permiso pudiera derivar en la imposición de multas y la clausura de las actividades que originan el vertimiento. 
  1. Evitar descargas contaminantes. Es necesario tener una planta de tratamiento de aguas en óptimas condiciones para que las aguas residuales a descargar cumplan con los parámetros establecidos en la NOM-001-SEMARNAT-1996. Es importante señalar que en marzo de 2023 entrará en vigor la NOM-001-SEMARNAT-2021, que establece parámetros de calidad más estrictos. 
  1. Presentar las declaraciones en el sistema DECLARAGUA y, en su caso, pagar derechos. Los titulares de un permiso de descarga deben informar a la CONAGUA la calidad y cantidad de las aguas residuales vertidas, así como pagar los derechos correspondientes. Si el titular demuestra que las sustancias en las descargas se encuentran dentro de los límites máximos permisibles establecidos en la norma oficial mexicana, quedará exento de dicha obligación de pago. Para ello, deberá presentar un análisis de calidad de las aguas residuales. 
  1. Asegurarse de que el laboratorio que emita los análisis esté autorizado por la CONAGUA y acreditado por la Entidad Mexicana de Acreditación. Si el laboratorio no tiene la acreditación y/o la autorización vigentes, sus análisis serán inválidos y no se podrá solicitar la exención al pago de derechos. 
  1. No exceder el volumen de descarga permitido. Descargar más agua de la autorizada, aún si no está contaminada, pudiera derivar en la imposición de sanciones. 
  1. Solicitar el permiso de descarga con base en las proyecciones y estimaciones del agua residual que se pretende descargar. En caso de discrepancias en las declaraciones, la CONAGUA podría exigir el pago de derechos por la totalidad del volumen permitido (sin importar si en realidad se descargó un volumen inferior).
  1. Evitar diluir las descargas de agua residual. Estos es considerado como una infracción grave que puede derivar en la clausura del proyecto. Además, CONAGUA podría exigir el pago de derechos por el volumen total establecido en el permiso. 
  1. Solicitar la prórroga del permiso al menos 6 meses antes de que concluya su vigencia. A diferencia de otras autorizaciones que permiten solicitar su prórroga en cualquier momento previo a su vencimiento, las prórrogas del permiso se deben solicitar con al menos 6 meses de anticipación al término de su vigencia.  
  1. Obtener un título de concesión para utilizar las zonas ribereñas de ríos o lagos. La ribera del río o lago se considera como una zona federal competencia de CONAGUA. Si el titular de un permiso de descarga pretende construir instalaciones para el vertimiento (como rampas o tuberías) en esta área, deberá obtener un título de concesión por parte de CONAGUA. 

El cuidado de ríos, lagos y aguas del subsuelo es de suma importancia para asegurar el equilibrio ecológico. Además, con ello se preservará el suministro de agua para consumo humano y actividades económicas. En suma, las descargas de aguas residuales en estos ecosistemas deben hacerse con mucha responsabilidad y en pleno cumplimiento a la normatividad ambiental. 

Vicente Grau

Socio

vgrau@s-s.mx

Claudia Rodríguez

Socia

crodriguez@s-s.mx

Heriberto Garza

Socio

hgarza@s-s.mx

David González Vega

Asociado

david.gonzalez@s-s.mx

Títulos de Concesión para la explotación de Aguas Nacionales: Recomendaciones para conservar un valioso activo

Títulos de Concesión para la explotación de Aguas Nacionales: Recomendaciones para conservar un valioso activo

Enero 2023 | Versión para imprimir

De acuerdo con nuestra Constitución, el agua que se encuentra en el territorio (incluyendo ríos, lagos y acuíferos) es propiedad de la Nación. Por lo anterior, el uso y aprovechamiento de la misma está regulado y, en general, es necesario contar con un título de concesión expedido por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) para explotar aguas nacionales.  

Si bien el acceso al agua es un derecho humano, este recurso se ha vuelto cada vez más escaso. Además, en el año 2022, México padeció sequías que comprometieron el acceso al agua. 

Por ello, CONAGUA ha priorizado la verificación del cumplimiento de los títulos de concesión otorgados para usar agua en actividades industriales, agrícolas o con otro fin económico, a fin de suspender o revocar aquellos títulos con incumplimientos. Asimismo, durante 2022 fue más común que CONAGUA caducara volúmenes de agua concesionada que no se estuvieran utilizando. Estas acciones con el fin de asegurar el suministro de agua para consumo humano. 

(más…)
Desabasto de agua: Acciones ante un problema inminente

Desabasto de agua: Acciones ante un problema inminente

El agua es un recurso vital no sustituible. Cualquier uso o alteración a lo que marca la norma implica un impacto a todo el ecosistema. Ante la declaratoria de la emergencia por sequía en el norte del país, anunciada por la CONAGUA, y la inminente crisis por desabasto de agua potable en México y en el mundo, es importante tomar acciones para salvaguardar este recurso.

(más…)
Plan de Acción para atender la emergencia por el desabasto de agua en Nuevo León

Plan de Acción para atender la emergencia por el desabasto de agua en Nuevo León

Versión para imprimir | Agosto 2022

  • Ante la emergencia de abastecimiento de agua potable para uso público urbano y doméstico en Nuevo León, se dio a conocer un plan de acción inmediato.
  • La CONAGUA podrá aprovechar temporalmente los derechos de agua existentes en los títulos de concesión emitidos en favor de terceros. Además podrá modificar o reducir provisionalmente el volumen de agua que permite explotar una concesión para garantizar el uso doméstico y público urbano.
  • Los titulares de concesiones de agua pueden acordar la concertación que permita a la CONAGUA el aprovechamiento parcial y temporal de los derechos de la concesión.
(más…)